El turismo low cost y todas sus molestias resisten la subida de precios de Barcelona

<![CDATA[

Un montón de amigos vestidos de fraile a lomos de patinetes eléctricos de alquiler celebran una despedida de soltero a toda velocidad por las calles del barrio Gótic. En la Barceloneta la última librería da paso a una tienda de artículos relacionados con el cannabis. Mimos retorcedores de globos se dejan fotografiar por unas monedas frente a la Catedral. Hace semanas que las muestras del turismo low cost proliferan por Barcelona. ¿No decían que los encarecimientos nos librarían de este fenómeno y atraerían al turista de calidad?

Seguir leyendo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *